LA HISTORIA NO ES EL PASADO, PORQUE TRANSCURRE HOY .
El Museo Itinerante del Barrio de la Refinería, las Jornadas de Cronistas e Historiadores Barriales y el Museo Virtual están declarados de Interés Cultural por la Secretaría de Cultura de la Municipalidad de Rosario y el Honorable Concejo Municipal.
Personería Jurídica Otorgada por Resolución Nº325 del año 2010.
SE MUESTRAN 5 ARTICULOS POR PAGINA, Y SE PUBLICA UNO NUEVO CADA MES. Para comunicarse:
BANCO DE IMAGENES: angita1845@yahoo.com.ar

martes, 21 de julio de 2009

UN CASCO "ARGENTINO"

Los cascos son casi un distintivo del ejército. La imagen del soldado está ligada al casco como prenda identificatoria, y diríamos que cada forma de casco identifica la nacionalidad del ejército, al menos durante el siglo XX.
El museo posee un casco denominado "Modelo Suizo", sin datar, y en regulares condiciones de conservación. Arriba puede verse en la fotografìa. Fue donado por un integrante de la comisión.
No está de más narrar la historia de este tipo de casco, muy particular.
Luego de adoptar, en la primera mitad del siglo XX, el modelo militar alemán, el ejército argentino buscaba modernizar sus uniformes, ya que los diferentes ejércitos del mundo estaban volcándose a modelos más funcionales y prácticos.
Lamentablemente, la industria argentina aún no tenía la capacidad de manufacturar cascos. Para fabricarlos, hacía falta mucha experiencia en la estampación de chapa, lo que precisaba además de los técnicos, prensas de altísima fuerza, capaces de conformar los cascos en torno a moldes especiales, y todo ello en cantidades apreciables para que fuese económicamente eficiente la producción.
Los primeros cascos que se introdujeron fueron los alemanes M 1918, rezagos de la primera guerra mundial. La evaluación de estos cascos –en escaso número - hizo que los mandos trataran de dar al ejército cascos similares, resistentes, funcionales y cómodos.
Nada de penachos o plumas. Es que Argentina, que había permanecido neutral, poseía cascos de gala y sombreros de tipo colonial inspirados éstos en los ingleses y franceses; pero el grueso de los uniformes de gala eran de inspiración alemana. Había cascos de cuero, piel, tela, corcho, fieltro o bronce, pero eran frágiles, difíciles de hacer o mantener, y además caros.
Los mandos se decidieron en 1938 a realizar un concurso, donde Bélgica, Alemania, Francia y Suiza compitieron por “colocar” su modelo. El alemán de 1918 estaba ya visiblemente anticuado (incluso tenía blindaje frontal postizo) y se descartó.
Se decidió al fin por un modelo suizo, llamado M 18, de acero, fabricado en Berna por la P&L Stadler, similar a los “stahlhelm” alemanes (el M 35), pero con otro formato levemente diferente. Este casco poseía la aleta posterior o “cogotera”, pero las alas laterales eran amplias, más abiertas y la visera menos pronunciada que la del casco germánico. Este modelo además era barato y podía disponerse en gran cantidad. La chapa es bastante gruesa y pesada, y tiene un borde perimetral de metal plegado, a diferencia de los cascos alemanes. Tenía correajes de cuero, arnès interior para la cabeza similar al alemàn (en "gajos" de cuero), y hebillas de hierro, muy frágiles, pues se oxidaban con facilidad. El arnés interior se fija al casco mediante clips remachados, huecos, que se ven desde ele exterior. El color original del M 18 era verde claro satinado, y se repintaron en un verde oliva tostado, más adecuado al color de la ropa argentina. Por mantenimiento y muchas veces por rotura, se remachaba la correa al clip de enganche, por lo que el barbijo ya no fue siempre ajustable. A los costados inicialmente se les aplicó una escarapela mediante stenciles, para luego colocarles ya calcomanías.
Durante veinte años el M 18 fue el casco standard oficial del Ejército Argentino.
Más tarde y ya en la década del 40 convivió este primer casco con los M 35 alemanes, ya conocidos en la Segunda Guerra Mundial, provenientes de remesas extraordinarias. Estos cascos M 35 fueron usados por el ejército, la marina, incluso la policía de Buenos Aires.
El equipo militar y paramilitar argentino estaba ya completamente germanizado.
Modificándolos un poco, se fabricaron otros M 35 en fibra prensada y embebida en plástico (hoy llamada comercialmente “prespan”) y estas copias son las que se ven en muchas fotos, con el aspecto de “cascos nazis”. Son cascos de fantasía.
La Revolución Libertadora de 1955 despojó al ejército de estos cascos “alemanes”, importando primero cascos similares a los norteamericanos, pero franceses, del tipo NATO, que se diferenciaban por tener una forma más globular. Luego se importaron en 1956, directamente, los cascos yanquis. Muchos cascos franceses fueron a parar a la policía y la gendarmería, que adoptaba (con llamativa facilidad) los cascos del ejército.
A pesar de los cambios, el casco suizo M 18 - o M 38 argentino - se mantuvo en servicio hasta casi concluida la década del 60, tanto por el ejército como por la gendarmería y la policía.

El casco que nos ocupa posee una banda roja alrededor, que cubre toda la parte inferior, aletas, visera y cola.
Hay varias posibilidades acerca del motivo de esta coloración.
Puede ser el de un uso especial, como el de la identificación en las maniobras de combate. La foto de arriba muestra otros ejemplares parecidos... con las mismas dudas.
Otra posibilidad es que haya pertenecido a un instructor; o bien se trata de una personalización, un “tuneo” del elemento como diríamos hoy. Cosa menos probable considerando la mentalidad castrense.
Por otro lado, no se tiene constancia de señalizaciones de este tipo adjudicada a unidades específicas, aunque el color rojo siempre se ha destinado, tradicionalmente, a unidades de artillería, sobre todo en los ribetes y detalles de los uniformes.
Paradòjicamente, en Suiza el tipo de casco "suizo" está mas vinculado a los cuerpos civiles de bomberos que al ejèrcito.
A pesar de las dudas, este tipo de elemento es especialmente interesante porque recorrió casi cuarenta años de historia.
Como tipo de casco- ignoramos el uso concreto de nuestro ejemplar- fue protagonista de hechos militares, algunos vistosos como los desfiles, otros interesantes como las maniobras de guerra.
Pero también hubo otros no muy gloriosos, como la intervención policial en el Rosariazo, el Cordobazo y los comienzos de la represión en Tucumán, como en la foto de arriba a la derecha. Y eso tambièn es historia argentina.
El casco habìa sido usado, y para todo.
Hacia la década del 70, los M18, argentinizados como M38, ya eran rezago del ejército.
Una antigualla, algo para coleccionistas y museos, y ya habían caído en el olvido.
.
Para información complementaria, ver las paginas:

1 comentario:

DIAS DE GUERRA ABSOLUTA Blog dijo...

LOCO. UNA MAZA EL CASCO SUIZO, QUISIERA CONSEGUIR UNO PARA COMPRAR, EN BUEN PRECIO Y NO Q ME VENDAN UNO COMO DE ORO, YA Q ULTIMAMENTE LS QUIEREN COBRAR MUY CARO Y CASCOS EN MUY MAL ESTADO
LES DEJO MI MAIL clandemarchi@gmail.com