LA HISTORIA NO ES EL PASADO, PORQUE TRANSCURRE HOY .
El Museo Itinerante del Barrio de la Refinería, las Jornadas de Cronistas e Historiadores Barriales y el Museo Virtual están declarados de Interés Cultural por la Secretaría de Cultura de la Municipalidad de Rosario y el Honorable Concejo Municipal.
Personería Jurídica Otorgada por Resolución Nº325 del año 2010.
SE MUESTRAN 5 ARTICULOS POR PAGINA, Y SE PUBLICA UNO NUEVO CADA MES. Para comunicarse:
BANCO DE IMAGENES: angita1845@yahoo.com.ar

miércoles, 29 de septiembre de 2010

DE DEMOLICIONES Y RECONSTRUCCIONES

La reciente y lamentable demolición de una vieja estación de servicio por parte de la Municipalidad en Junín y Caseros, nos llevó a pensar si, ya demolida, podía ser reconstruida.
Los muros de mampostería y el techo de cemento hacen que la tarea sea relativamente fácil y técnicamente viable.
Las aberturas fueron conservadas –con buen tino - por la Secretaría de Obras Públicas, y permitirá mantener las líneas generales del pequeño edificio.
Algunas medidas, tomadas en el lugar, permitirán realizar un plano que, con las adecuadas precauciones, revivirán al viejo edificio que daba entrada al barrio y que desde la década del 30 formaba parte del inventario simbólico de los vecinos, e incluso de la misma Municipalidad que lo demolió.
Pero hay una mala noticia: el recostruido no será el mismo edificio. Será otro.
Toda reconstrucción total es, en el fondo, una falsificación. La Municipalidad, más allá de actos de restitución culposa, – por otro lado de dudosa implementación - ha hecho desaparecer un edificio original.
Si se realizara esta reconstrucción, con los elementos originales, sería, en el lenguaje de la restauración, una anastilosis, que significa reconstruir en base a las piezas originales o ruinas, el monumento completo.
Pero en este caso, no queda casi nada del edificio.
Por lo tanto, toda reconstrucción sería un falso histórico, y es allí que nos damos cuenta que la acción municipal es irreparable.
Es de recomendar, a los fines de evitar estas desapariciones, que las medidas que impliquen edificios antiguos sean consultadas a los vecinos, y recién luego evaluadas con las oficinas encargadas de estos menesteres.
Hay edificios que, como el que nos ocupa, no tienen un diseño arquitectónico singular, o han sido protagonistas de hechos históricos notables.
Pero los barrios están hechos de estas pequeñas cosas, que forman un paisaje: las calles y las casas, pero también los árboles, los artefactos urbanos, cierta iluminación, aspectos que sólo los vecinos aprecian y los técnicos no siempre pueden definir con certeza. Edificios como el demolido no son valiosos desde el punto de vista de los especialistas, pero sí se rescatan desde lo simbólico, y los ingenieros no comprenden que esto es, de por sí, un valor irrecuperable.
Imaginemos demoler la Gruta de Lourdes, o el Templete de San Martín, en Yapeyú, puramente signos.
Arquitectónicamente, artísticamente, estas construcciones no significan nada; simbólicamente (y como es lógico, salvando las distancias) son importantes.
Hay casos excepcionales de cuidado: es el caso de Corrientes, donde los pequeños templos rojos religiosos a la vera de la ruta modificaron el trazado de la carretera: los ingenieros fueron sensibles, presionados por la población, y respetaron los frecuentados lugares de culto. Materialmente, no valen nada.Pero  edificaciones como la demolida en Refinería pueden ser nuestros Yapeyús o nuestras Grutas, y no les importará a los arquitectos planificadores.


Si estos ejemplos son excesivos, alertemos sobre casos bien rosarinos y bien barriales: los otros quioscos del mismo tipo, como el que está en Parque España, el que está en el Parque Hipólito Yrigoyen, o el que está frente a la Iglesia Perpetuo Socorro, de 1935.
Algunos edificios son muy antiguos, pero su imagen no es muy “arquitectónica”, como la célebre Casa Rosa de Rueda y Convención (foto de arriba a la derecha), un rancho de tejas de 1860, motivo de muchas leyendas y relatos en el Barrio Tablada. 
Todo a punto de ser demolido:  adoquines, placas, fuentes, faroles, señales, postes, árboles, tantos signos que denotan un paisaje histórico, sin mucho miramento pueden desaparecer por el simple capricho de un ingeniero apresurado y negligente o un arquitecto excesivamente "modernoso".
Como ejemplo, no se sabe el destino de la vieja placa que estaba en la plazoleta  o rotonda que da entada al barrio.
No fue recolocada, colocandose en su lugar una de mármol. ¿Fue robada? ¿La tendrá la Municipalidad? ¿para qué?
.
Fuimos a ver lo que quedaba de la estación: sólo una prolija vereda, ejecutada con más premura que la tantas veces solicitada por los vecinos para sus calles. 
Como una burla, quedó a unos metros el cartel que la recuerda como símbolo de la Ciudad de los Niños.Frente a las irreparables desapariciones, fomentadas en este caso por el poder público, a veces sólo queda lamentar la desidia y el apresuramiento de funcionarios ineptos.
Porque las demoliciones son hechas furtivamente, como en este caso, y luego cubiertas rápidamente, para que no se vea el latrocinio oficial.
Tal vez la reconstrucción de la vieja Estación de Servicio Junín de YPF  sirva para recordar que allí hubo, una vez, un edificio con historia. No será lo mismo, pero algo es algo.
Una solución: la próxima vez que haya que votar intendente, habrá que acordarse de estos hechos. Y también será otra cosa.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

ah sido interpretado mi pensamiento en toda su extensión, es una burla para los vecinos lo que han hecho¡¡¡ en la vereda de enfrente, la desidia y el abandono y allí , donde cometieron la destrucción de nuestro patrimonio, rápidamente taparon todo.
Y el cartel que sigue en pié publicitando que en este barrio se encuentra la Ciudad de los niños, con la imágen de la casita y un logo que dice "la Municipalidad de Rosario defendiendo su patrimonio Histórico" Ja....
Angela Tasca
Museo de Refineria

Anónimo dijo...

Es lamentable que en este país no se valore el patrimonio cultural.Poco a poco estamos perdiendo nuestra historia.Una verdadera pena.

Anónimo dijo...

Lo peor del caso es que no protegen nada mas que lo que interesa a sus intereses mesquinosguante refi, el barrio con mas historia de Rosario.

Anónimo dijo...

No puedo crerer que ayan tirado abajo la estacionsita, me quiero morir!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

eso si, los vaches nos los tapa nunca como esa vereda, como los gatos, que rapidito hiso la municipalidad para romepr y tapar la cagada!

Recorriendo Rosario dijo...

Veo que no soy la única que piensa lo mismo....!
La verdad que es una vergüenza..
Alguien leerá nuestras quejas?

Yo estoy empezando un blog..sobre Rosario...los invito a todos a que me visiten..
Tengo la esperanza de que mientrás más conocido se haga alguien va a hacerle llegar mis pensamientos a la municipalidad!

LA COMISION dijo...

Adelante con el proyecto, estaremos en contacto.
Saludos
LA COMISION

Anónimo dijo...

Si se llega a reconstruir la Estación de Servicio en algún momento como monumento o lo que sea, hace un tiempo el cartel de YPF original lo tenían en el taller mecánico que está por Junin, el de los hermanos Rastelleti, muy buena gente, seguramente se los darán si es por un buen fin.

Cristian dijo...

Siempre es doloroso cuando se demuelen diferentes estructuras. Yo lucho porque se conserven muchos de los Alquiler departamentos en Rosario, ya que al ser una ciudad que mueve tanto turismo en necesario mantenerlos en estado